El año pasado, comenzamos a cooperar con Argentina en un proyecto denominado “Polos por la Inclusión” en el que se trabaja la vuelta al sistema educativo de jóvenes que lo han abandonado.

A raíz de esta experiencia nos dimos cuenta de cómo algo tan sencillo para nosotros, como es ir a clase con un simple cuaderno, en otros lugares se convierte en motivo para no poder ejercer un derecho tan básico para un niño/a como es el derecho a la educación. Porque hay niños/as y jóvenes que no pueden asistir a clases porque no tienen ni tan siquiera un cuaderno o un bolígrafo.

Todos los años, a finales de agosto comienzan a “bombardearnos” con la vuelta al cole. Todos los años vemos en las noticias cómo los padres y madres hablan de lo caro que cuesta la vuelta al cole y tienen razón. Pero de lo que no somos conscientes cuando estamos buscando una mochila para nuestros hijos/as que no le dañe la espalda, es que en otros lugares hay niños y niñas que ni siquiera piensan en la vuelta al cole porque no tienen ni la mochila ni nada que meter en ella.

Por eso hemos planteado la campaña “sumando lápices”, para conseguir que se cumpla el derecho a la educación llevando los materiales escolares y educativos a aquellos niños y niñas que no los tienen.

 

La campaña arrancó ayer y ya podemos decir que está teniendo una buena aceptación. Los centros educativos de la ciudad, la Universidad, la biblioteca pública, la Escuela Oficial de Idiomas… todos se están implicando y colaborando. Hemos recibido llamadas de organismos y empresas para anunciarnos que están recogiendo material, pidiendo más información sobre cómo hacernos llegar el material que consigan y apoyándonos para seguir trabajando en campañas como esta.

Es un gesto muy sencillo: sólo tenemos que mirar a nuestro alrededor y pensar en la utilidad que pueden tener muchos de los materiales que pasan desapercibidos. Una vez que lo hayamos visto, tan solo tenemos que coger ese material y depositarlo en los puntos de recogida: Colegios, Institutos de Educación Secundaria, Biblioteca Pública, Biblioteca Central de la Universidad y Escuela Oficial de Idiomas.

“sumando lápices” es un reto para demostrar si somos capaces de colaborar de manera solidaria. Nosotros/as estamos seguros/as de la respuesta: SI.